Habitual no, pero sí frecuente. Normalmente no es el okupa quien vuelve, sino sus amigos. Hemos tenido un caso en el que el propietario ha tenido al mismo okupa tres veces seguidas, a pesar de la instalación de una puerta antiokupas. Por tanto, tuvo que pasar tres veces por el procedimiento de desalojo.