Los propietarios cuya vivienda principal haya sido okupada pueden conseguir un desalojo forzoso, legal y rápido de su vivienda, sin necesidad de una decisión judicial. Para ello, el propietario debe presentar una denuncia de allanamiento de morada directamente en la policía. Más información sobre la vivienda principal okupada.