Para vender la propiedad, es necesaria la unanimidad de los copropietarios. No obstante, el artículo 815 del Código Civil francés estipula que «Nadie podrá ser obligado a permanecer en la indivisión y siempre podrá pedirse la partición, a no ser que haya sido aplazada por sentencia o por convenio.»

Por lo tanto, un copropietario puede abandonar la indivisión en cualquier momento. Existen tres posibilidades:

  • vender sus partes indivisas a otro copropietario,
  • vender la propiedad, si los copropietarios que quieren venderla representan al menos 2/3 de los derechos indivisos,
  • vender su parte a un tercero.

En su caso, solo quedaría la tercera posibilidad: vender su 20% de partes indivisas a Squat Solutions. Más información sobre la compra de partes indivisas.