Por experiencia, podemos decir que no servirá de mucho. En su ausencia, los okupas romperán la mampostería. Lo ideal sería tapiar las ventanas y puertas si el edificio anexo tiene un acceso diferente al de su casa.